¿No podría ser ‘falsa’ la fe de aquellos que apostatan?

¿No podría ser ‘falsa’ la fe de aquellos que apostatan?

seolNo, no puede ser falsa por la simple razón que si fuera así no tendría sentido hablar contra ellos de apostasía, no se puede apostatar de una fe falsa, solo de una verdadera.
Te mostraré esto con las Escrituras.

Pablo, después de haber dicho que Jesucristo “ha sido creído en el mundo” (1 Timoteo 3:16), dice: “Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios … (1 Timoteo 4:1).

Como puedes ver por ti mismo, en esta manera Pablo ha querido decir cómo algunos de aquellos que han creído en Jesucristo abandonaran la fe para seguir herejías. Pedro, hablando de los falsos maestros que hay en seno de la hermandad, dice: “dejado el camino derecho, se han extraviados, siguiendo el camino de Balaam hijo de Beor, el cual amó el premio de la maldad” (2 Pedro 2:15). Si entonces ellos estaban por el camino derecho quiere decir que ellos también estaban en la fe y de hecho un poco antes Pedro les dice: “negando al Señor que los ha rescatado“, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina” (2 Pedro 2:1). Nota muy bien que éstos habían sido rescatados de hechos leemos que el Señor los ha rescatados (un día). ¿ Quines son los rescatados? ¿No son quizás los que han creído en el Señor? ¡Claro! De hechos Pablo dice a los creyentes de Corintios: “a precio fueron ustedes rescatados…” (1 Corintios 7:23) y a los de Galacia: “Cristo nos ha rescatados de la maldición de la ley…” (Galatas 3:13). Entonces, estos falsos maestros un día habían ellos también creído en el Señor el cual los había rescatados; Solo que a un cierto punto han negado su fe y su condición última se volvió peor que la de antes y se dice de ellos que “mejor hubiera sido para ellos no haber conocido el camino de la justicia, que, después haberlo conocido, dar la espalda al santo mandamiento que se les había dado” (2 Pedro 2:21). ¿Se puede haber conocido el camino de la justicia sin antes haber creído verdaderamente en Cristo?

Ciertamente, la falsa fe existe, ¡claro que sí! Si existe la verdadera es imposible que no exista la falsa. Pero en el caso de quien apostáta o abandona la fe no se puede decir que él tenia una fe falsa antes de apostatar. Sigue leyendo

Anuncios

¿Los terremotos, las inundaciones, los rayos que caen sobre alguna persona, grandes granizadas, y otros fenómenos naturales que causan desastres (y muchas veces victimas) son juicios de Dios?

¿Los terremotos, las inundaciones, los rayos que caen sobre alguna persona, grandes granizadas, y otros fenómenos naturales que causan desastres (y muchas veces victimas) son juicios de Dios?

albaSÍ, son juicios de Dios.

Por lo que concierne los terremotos la Biblia dice que por la ira de Dios tiembla la tierra     (Jeremías 10:10) de hechos siempre la Biblia dice que en los días de Uzías hubo un gran terremotos (Zacarías 14:5) que había sido preanunciado por Dios por medio del profeta Amós contra Israel por motivo de la maldad que imperaba entre el pueblo: “Oíd esto, los que explotáis a los menesterosos, y arruináis a los pobres de la tierra, diciendo: ¿ Cuándo pasará el mes, y venderemos el trigo, Y la semana, y abriremos los graneros del pan, y achicaremos la medida, y subiremos el precio, y falsearemos con engaño la balanza, para comprar los pobres por dinero, y los necesitados por un par de zapatos, y venderemos los desechos del trigo? El eterno lo juró por aquél que es la gloria de Jacobo: No me olvidaré jamás de todas sus obras. ¿ No se estremecerá la tierra por esto? ¿ No llorará todo habitante de ella? Subirá toda, como un río, y crecerá y mermará como el río de Egipto” (Amós 8:4-8). Recordemos también que antes la venida del Señor habrá un fuerte temblor que Dios mandará contra este mundo malvado, el terremoto más fuerte de toda la historia de la humanidad, según está escrito: “Luego el séptimo ángel vació su copa en el aire; y una gran voz salió del templo, desde el trono, diciendo: Hecho está. Y hubo relámpagos y voces y truenos; y hubo un gran terremoto, tan grande, que desde los hombres están sobre la tierra nunca hubo terremoto tan grande y tan fuerte. Y la gran ciudad fue dividida en tres partes, y las ciudades de las naciones cayeron; y Dios se acordó de Babilonia la grande para darle cáliz de vino del furor de su ira” (Apocalipsis 16:17-19). Por lo que concierne a las inundaciones recordemos que a los días de Noé Dios mandó sobre el mundo de los impíos de aquel entonces tanta agua que cubrió las más altas montañas; todos los seres humanos perecieron, menos Noé con siete más; también los animales perecieron todos, acepto los que estaban en la arca de Noé. Entonces como aquel diluvio fue un juicio de Dios contra los impíos de aquel tiempo, también hoy las inundaciones locales que causan daños y muchas veces victimas son también juicios de Dios. En Job está escrito que Dios “detiene las aguas, y todo se reseca; las deja ir, y azotan la tierra “ (Job 12:15) y también: “Él carga las nubes de humedad, lleva lejo las nubes que traen sus relámpagos, y ellas guiadas por él, van vagando en sus vueltas para ejecutar lo que él les manda sobre toda la faz de la tierra; y las manda o como flagelo, o como beneficio a su tierra, o como prueba de su bondad” (Job 37:11-13). Naturalmente, ya que las nubes van a vaciar el agua donde Dios quiere y en la medida por él establecida, también la sequía, el hecho que en determinado lugar no llueva es un juicio de Dios. Recordemos que en los días de Elías, Dios no hizo llover por tres años y medio para castigar Israel por su maldad.

Son juicios de Dios también los relámpagos que golpean las personas, según está escrito que Dios se llena las manos de relámpagos y “los avienta contra los adversarios” (Job 36:32).

También las granizadas de gran tamaño que a veces cae sobre los hombres es un juicio de Dios, de hecho nos recordamos que una de las plagas que Dios mandó contra los Egipcios fue exactamente el granizo según está escrito: “Así que mañana, como a esta hora, Yo haré caer un granizo tan fuerte, que nunca hubo parecido en Egipto, desde que fue fundado, hasta el día de hoy. Así que manda a resguardar tu ganado y todo lo que tienes en el campo. El granizo caerá sobre toda la gente y sobre todos los animales que se encuentren por el campo que no hayan sido resguardados y morirán” (Éxodo 9:18-19). Y hablando de granizo, algunos meses atrás en varios lugares de la tierra han caído grandes rocas de hielo asustando a muchas personas y muchos se preguntaron que era, llegando a pensar que era una broma. Nosotros sabemos, sin embargo que fue Dios a mandarlos. Es interesante por lo que estamos viendo, notar que entre las preguntas que Dios hizo a Job cuando lo regañó también hay esta: “¿ los has vistos los depósitos de granizo que tengo guardados para el tiempo de angustia, para el día de guerra y de la batalla?” (Job 38:22-23). Sigue leyendo

¿Los recién nacidos se deben bautizar?

¿Los recién nacidos se deben bautizar?

battesimoNo, porque el bautismo, según la enseñanza Bíblica, es ministrado a personas que han creído al evangelio de nuestro Señor Jesucristo, según está escrito: “el que creyere y fuere bautizado será salvo” (Marco 16:16); lo cual significa, a personas que han aceptado por verdaderos los siguientes hechos historicos: que Jesucristo ha muerto en la cruz por nuestros pecados y que al tercer día ha resucitado por nuestra justificación. Esto es lo que pasaba en la iglesia primitiva según está escrito: “así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados” (Hechos 2:41) y también: “Pero cuando creyeron a Felipe, que anunciaba el evangelio del reino de Dios y el nombre de Jesucristo, se bautizaban hombres y mujeres” (Hechos 8:12) y un recién nacido no tiene para nada la capacidad de creer con su corazón estas cosas. En todo el nuevo testamento no hay ningún versículo bíblico que se pueda utilizar a favor del bautizo de recién nacidos, repito ninguno. En el libro de los Hechos que nos cuenta la historia de la iglesia primitiva hasta el año 60, como también en las epístolas de los Apóstoles, no hay ninguna referencia a esta practica. Más bien era totalmente desconocida a los Apóstoles y discípulos antiguos. La costumbre de bautizar a los recién nacidos, o más bien de rociarles con agua, porque de hecho no se trata tampoco de un bautismo en agua sino de una aspersión de agua, se introdujo en medio de los cristianos cuando se empezó   a atribuirle al bautizo el poder de purificar al ser humano de sus pecados, poder que no tiene porque este poder lo tiene solo la sangre de Cristo, y solo por medio de la fe en su sangre se puede obtener la purificación de los pecados. Para mas información sobre este argumento lee el segundo capitulo de mi libro sobre la Iglesia Católica Romana, en particular la sección de confutación de su sacramento del bautizo. Sigue leyendo

Me gustaría saber que crees referente a la doctrina de la completa depravación (o corrupción) del hombre y del mencionado libre albedrío

Me gustaría saber que crees referente a la doctrina de la completa depravación (o corrupción) del hombre y del mencionado libre albedrío

grappolo-uvaRespecto a la naturaleza del hombre creo y enseño que ella es corrupta; la Escritura dice que los pensamientos del corazón del hombre son malvados desde su juventud (Génesis 8:21), que nosotros hemos sido formados en la iniquidad y que nuestra madre nos ha concebidos en el pecado (Salmo 51:5), que todos son corruptos y no hay nadie que haga el bien (Salmo 14:3). Hemos nacidos todos hijos de ira, con la ira de Dios que pesaba sobre nosotros; sin ninguna acepción el hombre es malvado, esclavo del pecado que sirve recibiendo como pago la muerte, el miedo y la infelicidad. El hombre en manos del diablo que peca desde el principio (1 Juan 3:8), está bajo su poder y de hecho Juan dice que todo el mundo yace en el maligno (1 Juan 5:8); y si por un lado él escoge hacer lo malo porque tiene una voluntad él hace lo malo porque su naturaleza es totalmente y inexorablemente inclinada hacia lo malo.

Entonces si la naturaleza del hombre es corrupta, el hombre no puede salvarse por si solo, no puede redimirse por su cuenta en ninguna manera; necesita de un salvador que es Cristo Jesús porque solo él lo puede liberar del pecado habiendo Él llevado sobre la cruz nuestros pecados. Y para ser salvo tiene que arrepentirse y creer en Cristo Jesús; no hay otra manera. Mas sea el arrepentimiento que la fe son dados de Dios, de hechos Dios “ha dado el arrepentimiento también a los gentiles, para que tengan vida” (Hechos 11:18), y la fe es un don de Dios (Efesios 2:8-9). Entonces si uno se arrepiente y cree en Jesucristo es porque Dios ha QUERIDO darle sea el arrepentimiento que la fe. El hombre no tiene nada de suyo con lo cual se pueda salvar, tampoco el arrepentimiento y la fe; Mas Dios en su gran bondad se los concede según su benévola voluntad para mostrarle su benignidad. No es el hombre que escoge arrepentirse y creer en Jesucristo (aún por las apariencias somos llevados a decir así)¡ mas Dios! Los pasajes Bíblicos los conoces; solo te quiero recordar uno, y es este “no sois ustedes que habéis escogido a mí, mas soy yo que escogí a ustedes” (Juan 15:16). Fue Jesús a decir estas palabras a sus discípulos; ¿ pero no es cierto que en algunos otros pasajes tal parece que fueron los discípulos quien escogieron seguir a Cristo? Tomamos el caso de Andrés por ejemplo que junto a otro discípulo de Juan se puso a seguir a Jesús sin que éste los hubiera llamados verbalmente (lee con cuidado Juan 1:35-37). Pero queda el hecho que ellos fueron a Jesús porque fueron atraídos por el Padre de Jesús; no hubieran podido ir jamás a Jesús sin ser atraídos por el Padre. Muchos dicen que el hombre tiene la capacidad o la libertad de escoger la salvación o rechazarla; esto es cierto siempre en la apariencia porque en la realidad vemos personas que aceptan el evangelio y personas que lo rechazan. Mas en la realidad tras la aceptación del evangelio o su rechazo por parte de alguien hay un decreto de Dios. Naturalmente tú y yo no sabemos quienes son los vasos de misericordia antes preparados para gloria y quienes son los vasos de ira preparados para la perdición, pero esto no nos preocupa porque sabemos que Dios hará lo que ha decretado sin que alguien se lo impida. Como ministros del Evangelio lo que tenemos que hacer hacia los pecadores no es hablarles de la predestinación, mas de la salvación en Cristo Jesús avisándoles el fin que les espera si la rechazan. Si luego aceptarán o no el Evangelio es algo que no sabremos nunca aquí en la tierra (por lo menos con muchos así es), mas a su debido tiempo lo sabremos. Yo cuando evangelizo a los pecadores les hablo como si la salvación de sus almas dependiera de sus voluntades. No me malentienda: quiero decir que les digo que se tienen que arrepentir y creer (cosa que hacían Jesús y los apóstoles), pena el fuego eterno si rechazarán de obedecer a la palabra de Dios, y basta. Naturalmente sé que quien ha sido preordenado a vida eterna de entre las masas de los hombres, a su debido tiempo Dios lo pondrá en condición de participar de la herencia de los santos en luz (Colosenses 1:12), mientras quien no ha sido predestinado a salvación o elegido a salvación (por razones que solo Dios sabe), no será puesto en condición de participar a esta vocación celestial, mas se irá en perdición. Naturalmente a Dios no hay nada que reprocharle por su modo de actuar porque él es libre de hacer de lo que posee lo que quiere. ¿Quiénes somos nosotros para decirle: ¿Qué haces? Sigue leyendo

¿Dios habla todavía como lo hacía antiguamente, por medio de visiones, sueños o haciendo oír su voz?

¿Dios habla todavía como lo hacía antiguamente, por medio de visiones, sueños o haciendo oír su voz?

albaSi, Dios hoy todavía habla a los hombres como lo hacía antiguamente. Si no fuera así podríamos decir que sus caminos ya no son los de antes, y con esto Él habría cambiado; precisamente porque Él todavía hoy revela su voluntad en algunos casos sea en visión que en sueño, igual con una voz, podemos decir que sus caminos son los de un tiempo atrás y que Él no ha cambiado. A Él sea la gloria ahora y por siempre. Amen

Para confirmarte esto con las escrituras te recuerdo lo que dijo el profeta Joel refiriéndose a los últimos días, en los cuales estamos todavía. Él dijo: “Y después de esto, sucederá que Yo derramaré mi espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñarán sueños y vuestros jóvenes verán visiones” (Joel 2:28), y también lo que dijo Eliú: “Sin embargo, en una o en dos maneras habla Dios; pero el hombre no entiende. Por sueño en visión nocturna, cuando el sueño cae sobre los hombres, cuando se adormecen sobre el lecho, entonces revela al oído de los hombres, y les señala su consejo, para quitar al hombre de su obra, y apartar al del varón la soberbia. Detendrá su alma del sepulcro, y su vida de que perezca a espada”. (Job 33:14-18).

En medio de la hermandad esparcida por todo el mundo hay muchísimos testimonios de visiones, sueños y revelaciones concedidas por Dios a creyentes y a personas que todavía no eran creyentes pero lo fueron después. No te dejes engañar por aquellos que dicen que Dios a dejado de hablar por medio de visiones, sueños y revelaciones. Sus palabras son engañadoras. Sigue leyendo

¿Qué es y qué representa el bautismo en agua?

¿Qué es y qué representa el bautismo en agua?

battesimoEl bautismo en agua, que nosotros ministramos a aquellos que han creído porque así ordenó de hacer Jesucristo con aquellos que reciben su palabra (Mateos 28:19), “es la aspiración de una buena conciencia hacia Dios” (1Pedro 3:21) por esto en la persona que ha creído en el Señor, en el momento que escucha acerca del bautismo en agua, nace un fuerte deseo de hacerse bautizar y enseguida pide que lo bauticen. ¿Te acuerdas del eunuco? ¿Te acuerdas cómo después que el evangelista Felipe le habló de Jesús (obviamente también del bautizo en agua), cuando mientras caminaban, llegaron  a una cierta agua, el eunuco pidió de ser bautizado? (Hechos 8:26-38) ¿porqué pediría tal cosa si no por que sintió en su conciencia que tenía que hacerse bautizar para tener una buena conciencia delante de Dios?

Por medio de este bautizo, el creyente testifica ante Dios, los ángeles, y los santos (como también delante del diablo, a sus demonios, y sus hijos), que se ha arrepentido de sus pecados, de haberse reconciliado con Dios. En otras palabras, él anuncia de ser muerto al pecado con Cristo, y resucitado con Cristo a nueva vida para seguir a Él el resto de su vida. Esto es lo que representa la inmersión en el agua y la siguiente salida de ella; Pablo explica esto cuando dice a los santos de Roma: “¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del padre, así también nosotros andemos en vida nueva” (Romanos 6:3-4).

El bautizo es una señal exterior que testifica el nuevo nacimiento acontecido en el creyente. Dicho en otras palabras es la señal que testimonia la justificación recibida por el creyente por medio de su fe en Cristo. Utilizando una expresión de Pablo que él usa con relación a la señal de la circuncisión recibida por Abraham que así define: “Como sello de la justicia de la fe que tuvo estando aún incircunciso”(Romanos 4:11), podemos decir que el bautizo es la señal que se recibe como sello de la justicia obtenida por la fe cuando todavía no se había bautizado en agua. Sigue leyendo

¡He visitado tu sitio y he podido descubrir que crees en la doctrina de la elección de Dios! Gloria al nombre del Señor, ¡también nosotros creemos en esto! Me gustaría saber cómo has llegado a esta conclusión. De hecho sé, por experiencia, que entre los pentecostáles esta doctrina no es aceptada fácilmente

¡He visitado tu sitio y he podido descubrir que crees en la doctrina de la elección de Dios! Gloria al nombre del Señor, ¡también nosotros creemos en esto! Me gustaría saber cómo has llegado a esta conclusión. De hecho sé, por experiencia, que entre los pentecostáles esta doctrina no es aceptada fácilmente   (soy un pastor ex-ADI).

fulmine22Yo creo en el propósito de la elección de Dios, que depende no de las obras sino de la voluntad de Aquél que llama, porque creo que toda Escritura es inspirada por Dios y entonces tengo que creerle. Tu puedes leer en mis escritos tantas referencias a la predestinación (y de hecho yo confuto aquellos que no creen, sea Mormones, Adventistas u otros), y esto porque yo estoy plenamente convencido de que es bíblica y por esto hay que defenderla y difundirla; y que sea bíblica lo confirma el hecho de que ella exalta la gracia de Dios, su soberanía y quita al hombre cualquier gloria. Yo un poco antes de nacer de nuevo por voluntad de Dios, estuve cerca de morir ahogado, vi la muerte cara a cara; no estaba convertido y si  hubiese muerto hubiera ido al infierno, mas Dios que me había apartado desde el vientre de mi madre para el Evangelio no permitió que yo muriera para cumplir sobre mí su designo. Algunos meses después, recién me convertí (mas bien que Dios me convirtió) supe que cuando yo era un muchachito (10 años aprox.) Dios me había llamado a predicar su Palabra por medio de una visión celestial que dio a una hermana anciana de aquella iglesia que frecuentábamos en aquel tiempo (situada en Lugano; en esto entonces yo vivía en provincia de Varese, Italia; y desde 1990 vivo aquí en el Lazio). La hermana vio una paloma blanca bajar sobre mi cabeza  y lo hizo anunciar a la asamblea que yo habría servido al Señor, y después de la reunión dijo a mi madre (apoyando su mano en mi cabeza porque estaba yo cerca de ella): “verás hermana, que Dios usará tu hijo”. Luego cuando me convertí [agosto 1983] desconocía yo este designo de Dios para conmigo; mas algún tiempo después alguien me dijo y mi madre me lo confirmó que así había pasado. Examinando luego mi vida, y  las Escrituras, llegué a la conclusión que yo había sido predestinado no solo a obtener salvación en Cristo Jesús mas también a predicar su Palabra. A Dios sea la gloria ahora y para siempre. Amén. Es triste, muy triste que en los ambientes Pentecostales, donde se debería encontrar mayores consentimientos a la predestinación hay una repulsión hacia ella increíble. Tal parece para ellos  que enseñando la predestinación Dios no viene glorificado, cuando al contrario Dios se glorifica rectamente solo cuando se reconoce el propósito de su elección.

Lo sé, hermano, lo sé perfectamente que en el seno de las iglesias ADI (Asambleas de Dios en Italia) y de la mayoría de las iglesias no ADI  (tengo que utilizar estos términos para que me entiendan mejor) la predestinación es ignorada y enseñada de manera chueca. Hace algunos meses he leído un articulo de Francesco Toppi sobre la predestinación que tiene simplemente de lo absurdo; en verdad él demuestra de no conocer las Escrituras y como él, no conocen las Escrituras todos los que van tras él sin examinar las Escrituras para ver si las cosas están así como dice él. Lo siento por todo esto; mas por lo que concierne a mí haré todo lo posible con la ayuda de Dios para alcanzar pastores y ovejas no importa de que iglesia para enseñarles sobre la predestinación. Yo quiero exaltar la gracia saludable de Dios, su soberanía, su poder, y hacer entender que no tenemos nada que no la hayamos recibido de Dios y que si no hubiera sido por Dios nosotros nunca hubiéramos ido a Jesús mas hubiéramos ido mas bien al infierno. Quiero que se deje de decir: lo he traído yo a Jesús; quiero mas bien oír que ha sido Dios a traer aquella persona a Cristo según está escrito que nadie puede ir a Cristo a meno que el Padre lo atraiga. Hay tanta ignorancia en el seno de las iglesias, y repito tanta; sin embargo los ministros son instituidos para el perfeccionamiento de los santos para que ellos no sean mas empujados de un lado a otros por vientos de doctrina y por esta razón me estudiaré de enseñar a los creyentes también sobre esta parte del consejo de Dios que está a la base de la salvación, del plan de salvación. Quitas la predestinación de la Biblia, y no puedes entender la gracia de Dios y el plan de salvación de Dios que comprende entre otras cosas la elección de Israel y su parcial endurecimiento. Aquí hay otra cosa que nunca se oye, o sea que Dios endurece a quien quiere. Sin embargo si los hombres se crean su propio destino – por ellos – ¿ cómo se puede también oír hablar de este endurecimiento producido por Dios?!! Sigue leyendo