El libro “La Massoneria Smascherata” fue mencionado en un trabajo de la Universidad de México

El libro “La Massoneria Smascherata” fue mencionado en un trabajo de la Universidad de México

El Instituto de Investigación Jurídica de la Universidad Nacional Autónoma de México patrocinó este proyecto académico, que resultó en la redacción de este libro “Masonería y sociedades secretas en México”, para la conmemoración de la masonería en el 300 aniversario de la creación de la Gran Logia en Londres, el 24 de junio de 1717.
En este trabajo se cita el libro “La Masoneria Smascherata” de Giacinto Butindaro, considerándolo un trabajo autorizado también en el campo del conocimiento de lo que es la masonería. Aquí están las pantallas del libro:

1pagina

citazione

El punto 74 donde se menciona el libro de Butindaro es este:

“La sospecha de incompatibilidad entre evangelis-mo y masonería permanece en nuestros días y un libro reciente ha tratado de demostrarla.74″

74 Giacinto Butindaro analiza diversos temas teológicos en La massoneria smascherata. Contro l’infiltrazione e l’influenza di questa diabolica istituzione nelle Chiese Evangeliche, http://www.sentie-riantichi.org/download/La-Massoneria-Smascherata.pdf.

Fuente:
https://archivos.juridicas.unam.mx/www/bjv/libros/11/5147/16.pdf


Esta cita de una universidad en México nos muestra que la fama del libro “La Masoneria Smascherata” ha cruzado las fronteras italianas y también se estudia en el extranjero. Esto también deja en claro cómo este libro se considera confiable, confiable, en los contenidos expuestos, y ha sido bien cuidado en los argumentos y la evidencia documental citada en él para demostrar las conclusiones del autor. Para la tranquilidad de todos aquellos que, especialmente al principio, han realizado un trabajo despectivo y burlón, estamos viendo cómo la fatiga del Butindaro se está consolidando como una literatura ANTISMÁSICA confiable. Si Dios lo quiere, seguirá siendo así durante todos los años venideros y será cada vez más mencionado y estudiado. Es un trabajo que merece mucha atención y un estudio cuidadoso, porque, en mi opinión, es un trabajo que puede tomarse como un texto básico para un estudio preciso y profundo de la masonería. Sigue leyendo

La historia de Jesús de Nazaret, el Salvador del mundo

La historia de Jesús de Nazaret, el Salvador del mundo

En los días del emperador Cesar Augusto, una joven virgen de Nazaret (una ciudad de Galilea) que había sido prometida en esposa a José, hijo de Jacob, que era de la casa de David, recibió la visita de un santo ángel de Dios, que le preanunció que iba a quedar embarazada y daría a luz un hijo que llegaría a ser grande y sería llamado Hijo del Altísimo; y que su nombre sería Jesús. A él Dios daría el reino de David su padre y que dominaría sobre Israel para siempre. María, ese era el nombre de la joven virgen, al oír estas palabras, preguntó ¿ cómo iba a pasar eso de tener un hijo si nunca había conocido hombre alguno?

El ángel le contestó: que el Espíritu Santo se posaría sobre ella, y que el poder de Dios la cubriría con su sombra, así el Santo que iba a nacer sería llamado Hijo de Dios. Y María contestó al ángel que se hiciera conforme a su palabra, ya que se declaraba sierva del Señor.

Y así pasó, María quedó encinta por el poder del Espíritu Santo, sin que José la hubiese conocida. Pero tiempo después cuando José se dio cuenta que su prometida esposa estaba encinta se propuso de dejarla a escondidas, mientras José pensaba en esto, he aquí un ángel del Señor le apareció en sueño y le dijo de no preocuparse de tomar como esposa a María porque lo que en ella era engendrado, del Espíritu Santo era; y que al niño que iba a nacer le llamara Jesús que significa “YHWH salva” (YHWH es el nombre de Dios en hebreo que se pronuncia Yahvé). Tranquilizado con estas palabras, en cuanto se despertó José tomó a María como esposa, sabiendo que el mensajero de Dios que le había aparecido no le mintió.

Y precisamente en aquellos días se promulgó un edicto de parte de Cesar Augusto para empadronar a toda la gente de su imperio. Entonces José tomó su esposa, que estaba embarazada y se fueron a Belén para ser empadronados por cuanto era de la casa y familia de David.Y mientras estaban en Belén (en Judea) María dio a luz el niño que a los ocho días cuando fue circuncidado le pusieron el nombre de Jesús.  Sigue leyendo

Preguntas y Respuestas – DIOS (2°Parte)

Preguntas y Respuestas – DIOS (2°Parte)

6. ¿ Dios habla todavía como lo hacía antiguamente, por medio de visiones, sueños o haciendo oír su voz?

Si, Dios hoy todavía habla a los hombres como lo hacía antiguamente. Si no fuera así podríamos decir que sus caminos ya no son los de antes, y con esto Él habría cambiado; precisamente porque Él todavía hoy revela su voluntad en algunos casos sea en visión que en sueño, igual con una voz, podemos decir que sus caminos son los de un tiempo atrás y que Él no ha cambiado. A Él sea la gloria ahora y por siempre. Amen

Para confirmarte esto con las escrituras te recuerdo lo que dijo el profeta Joel refiriéndose a los últimos días, en los cuales estamos todavía. Él dijo: “Y después de esto, sucederá que Yo derramaré mi espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñarán sueños y vuestros jóvenes verán visiones” (Joel 2:28), y también lo que dijo Eliú: “Sin embargo, en una o en dos maneras habla Dios; pero el hombre no entiende. Por sueño en visión nocturna, cuando el sueño cae sobre los hombres, cuando se adormecen sobre el lecho, entonces revela al oído de los hombres, y les señala su consejo, para quitar al hombre de su obra, y apartar al del varón la soberbia. Detendrá su alma del sepulcro, y su vida de que perezca a espada”. (Job 33:14-18).

En medio de la hermandad esparcida por todo el mundo hay muchísimos testimonios de visiones, sueños y revelaciones concedidas por Dios a creyentes y a personas que todavía no eran creyentes pero lo fueron después. No te dejes engañar por aquellos que dicen que Dios a dejado de hablar por medio de visiones, sueños y revelaciones. Sus palabras son engañadoras.  Sigue leyendo

Preguntas y Respuestas – DIOS (1°Parte)

Preguntas y Respuestas – DIOS (1°Parte)

1. ¿ Dios existe?

Sí, Dios existe. ¿ Y como se hace para demostrar que Él existe? Haciendo observar sus obras que nos rodean porque es él que ha hecho los cielos y la tierra, el mar y todas las cosas que hay en ellos según está escrito: “Soberano Señor, tú eres el Dios que hizo el cielo y la tierra, el mar y todo lo que en ellos hay” (Hechos 4:24).

Todas estas obras testimonian por sí solas de no haber llegadas a existir de propia cuenta, más bien de tener un Creador. La manera en que están hechas, su perfección, su belleza, etc. , testifica que ellas han llegado a existir por la mano de Alguien, y este Alguien es Dios, el Padre, por el cual son todas las cosas, y nosotros por su gloria. Por eso el Apóstol Pablo dice a los Romanos: “Porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó. Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas …” (Romanos 1:19-20). Porque sus obras dan testimonio de su existencia, como también su poder, su perfección y su divinidad. Como cuando utilizamos una computadora, a ninguno de nosotros se nos ocurre la idea de decir: la computadora que utilizamos a llegado a existir por sí sola sin que nadie la haya idealizada y ensamblada, así es de la creación que nos rodea. Ella tiene a Alguien que la ha primero idealizada y luego creada, pero de la nada; a diferencia de todo lo que hace el hombre que lo realiza con materia ya existente. Las obras mismas que nos rodean saben de haber un Creador; Job nos dice: “Y en efecto, pregunta ahora a las bestias, y ellas te enseñarán; a las aves de los cielos, y ellas te lo mostrarán; o habla a la tierra, y ella te enseñará; los peces del mar te lo declararán también. ¿ Qué cosa de todas estas no entiende que la mano del Eterno la hizo?, En su mano está el alma de todo viviente, y el hálito de todo el género humano” (Job 12:7-10).

Parecerá  increíble, mas si preguntamos a los animales o a la tierra como han llegado a existir ellos nos dirán que existen porque Dios los creó, sin embargo si hacemos la misma pregunta a algunos seres humanos ellos nos dirán que existen porque miles de millones de años atrás hubo una explosión en el universo de la cual se formó el sol, la luna, el mar etc. De donde con pasar el tiempo después de un proceso evolutivo a salido el hombre! En verdad estas personas creyéndose sabios se han vueltos necios, su inteligencia se ha oscurecida. No saben nada, no entienden nada. Quien no cree que Dios existe es un necio porque está escrito: “Dice el necio en su corazón: no hay Dios“ (Salmo 14:1) para agradar a Dios es necesario creer que él existe y que es el remunerador de aquellos que le buscan (Hebreos 11:6).

Hermanos en el Señor, continuemos entonces a creer que Él existe.

Y  a ustedes que no creen en su existencia digo: arrepiéntanse de este vuestro pensamiento malvado y crean en Dios.

 2. ¿ Quién ha creado a Dios?

La respuesta es: nadie, porque Dios existe desde la eternidad, desde toda eternidad por lo cual nunca ha habido un inicio. Él mismo dice en su palabra: “Yo soy el primero y el postrero, y fuera de mí no hay Dios.” (Isaías 44:6). Y Moisés dice en una oración: “Antes que naciesen los montes y formases la tierra y el mundo, desde el siglo y hasta el siglo, tú eres Dios.” (Salmos 90:2). Él es el Creador y nosotros seres humanos sus criaturas. Su existencia desde toda eternidad se tiene que aceptar por fe; y es una cosa cierta aunque no se comprenda. Nosotros estamos acostumbrados cuando hablamos al referirnos a personas y animales de usar las palabras nacer, morir, de un inicio y un final respecto a tantas cosas, mientras con respecto a Dios no se puede hablar de esta forma, Él vive en la eternidad, Él es el Dios de cada eternidad. Él era, es y será por siempre. Amen.  Sigue leyendo

Tienen que nacer de nuevo

Tienen que nacer de nuevo

alba1Un día Cristo Jesús dijo a un dirigente de los Judíos de nombre Nicodemo, que había ido a Él de noche a visitarlo: Tienen que nacer de nuevo (Juan 3:7). Entonces es imperativo nacer de nuevo según lo que ha dicho Jesucristo, el Hijo de Dios que bajó del cielo para anunciarnos lo que le había ordenado de decir su Padre. ¿ pero porqué es necesario nacer de nuevo? Por que como le había dicho un poco antes Jesús a Nicodemo: “Quien no nazca de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios” (Juan 3:5). El reino de Dios del que ha hablado Jesús es el paraíso celestial, un lugar esplendoroso y glorioso que no se puede ver con nuestros ojos, pues existe en el mas allá osea en los cielos (2 Corintios 12:1-4). Sí en los cielos, existe un lugar maravilloso donde se entra enseguida después de muertos con el alma, en espera de la resurrección corporal que tendrá lugar al regreso del Señor Jesús desde los cielos (Apocalipsis 6:9-11; 1 Tesalonicences 4:13-18) pero como te acabo de decir con la condición que sobre la tierra hayas nacido de nuevo. En caso contrario que muera sin haber nacido de nuevo tu alma irá en el Ades (del griego mundo invisible), más conocido como infierno, lugar que tampoco podemos ver con nuestros ojos pero que a diferencia del paraíso este es un lugar de tormento, donde reina el caos y profundas tinieblas, donde arde un fuego no alimentado por mano de hombre y como dijo muchas veces Jesús hay el llanto y crujir de dientes (Job 10:21-22; 20:26; Lucas 16:22-31). Allá el alma del pecador esperará el día del juicio cuando resurgirá corporalmente para ser juzgado según sus obras y aventado en el lago ardiente de fuego y azufre que es la muerte segunda (Apocalipsis 20:11-22; 21:8) en donde quedará para la eternidad en medio de atroces e intensos tormentos. Te das cuenta entonces por ti mismo la importancia que tiene “nacer de nuevo”; eso constituye la manera para ser salvados de las llamas del infierno primero y luego del lago de fuego y azufre. No una manera, LA ÚNICA manera; no existe otra manera para evitar la perdición eterna. Hasta ahora solo te hecho saber el destino final de quien ha nacido de nuevo y de quienes no hayan nacidos de nuevo, una vez muertos. Ahora te quiero hacer saber como se experimenta el nuevo nacimiento en tu vida. Para explicártelo mejor necesito empezar de muy lejos es decir del primer hombre, Adán, porque por medio de el el pecado ha entrado en el mundo y cuando se habla de nacer de nuevo es necesario hablar del pecado. Ahora cuando Dios creó al hombre lo puso en el jardín de Edén y le mandó de no comer frutos del árbol del conocimiento del bien y del mal porque seguramente moriría al hacerlo (Génesis 2:17). Pero Adán desobedeció y en aquel día murió, pero no físicamente, mas bien espiritualmente. Así por medio de él el pecado ha entrado en el mundo y se ha extendido a toda la humanidad (Romanos 5:12). Entonces todos han pecado y están muertos espiritualmente como lo fue Adán después de pecar (Romanos 3:23). He aquí el punto, una muerte espiritual reina sobre aquellos que han pecado (Romanos 5:17). Tu también has pecado delante de Dios, no importa si poco ó mucho ó de que tipos de pecados eres culpable, si es un robo de pocos pesos ó de un asalto bancario de muchos millones, ó una mentira dicha por broma o para esconder una fechoría tuya o de otros, si de una grosería dicha a tu próximo o una blasfemia contra de Dios, y podría seguir mas, el pecado es pecado, y su salario en todo caso es la muerte (Romanos 6:23; Santiago 1:15), por eso tu eres un pecador, estas muerto espiritualmente. En ti no hay vida – espiritualmente hablando – solo la muerte. Eres un hijo de la ira (Efesios 2:3) sobre el cual posa la ira ardiente de Dios que aborrece los inicuos (Salmo 5:5) por eso no tienes comunión con Dios, por eso no tienes ninguna esperanza, por eso tienes miedo de la muerte y cuando escuchas hablar de ella tratas de alejarla de ti cambiando de argumento, sin embargo ella se acerca rápidamente igualmente si oyes hablar del infierno. Porque estas muerto en tus faltas y tus pecados. A lo mejor fuiste con el cura a confesar tus pecados pero inútilmente, porque después de haberte absuelto y haber rezado todo lo que te recomendó rezar continuas a sentirte siempre un pecador perdido sin esperanza. Aquellos pecados confesados siguen pegados a tu conciencia y pesan como una roca sobre ti. La conciencia que Dios ha puesto en ti te lo dice claramente. Y esto porque el cura es un hombre y no puede perdonar los pecados a nadie. Siendo esta la situación en que te encuentras, necesitas ser vivificado, de experimentar una resurrección espiritual que traiga a ti la vida espiritual, la comunión con Dios, en otras palabras nacer de nuevo. Entonces esto es lo que tienes que hacer para nacer de nuevo. Tienes que arrepentirte de tus pecados, de tus malos caminos, propónte de no volverlos hacer y creas con todo tu corazón en Cristo Jesús, el Hijo de Dios (Hechos 20:21). Lo que tienes que creer, cuando digo tienes que creer en Cristo Jesús, es que Jesucristo ha muerto en la cruz por nuestros pecados, que fue sepultado, y que el tercer día resucitó por nuestra justificación y se le apareció a aquellos que El escogió como sus testigos osea los apóstoles (Hechos 10:38-43). Este es el Evangelio de Dios (1 Corintios 15:1-5) que muestra a los hombres el gran amor que Dios ha tenido por todo el mundo ofreciendo su único Hijo por la propiciacion de nuestros pecados y así por medio de El viviéramos (1 Juan 4:9). En el momento que harás esto nacerás de nuevo y serás una nueva criatura (2 Corintios 5:17). Esto sucederá por el poder de la Palabra de Dios (Santiago 1:18; 1 Pedro 1:23) donde la Biblia la compara al agua (Isaias 55:10-11; Efesios 5:25-27) y del Espíritu Santo, y es algo que no se puede comprender plenamente. Experimentarás en estos momentos el lavamiento de tus pecados y el perdón de Dios que traerá a ti la paz y el gozo de la salvación. Ya no serás un hijo de ira mas bien hijo de Dios. Ya no mas enemigo de Dios por que serás reconciliado con Él, ya no mas esclavo del pecado porque serás librado de el. Ya no estarás mas por el camino de perdición que lleva al infierno mas bien por el camino que lleva al cielo. Y ya no tendrás miedo de morir porque ya sabes adonde iras y tampoco tendrás miedo del infierno.

Y todo esto por la virtud de la gracia de Dios por medio de la fe (Efesios 2:8-9). No habrá entonces de tu parte nada de que gloriarte en presencia de Dios, porque lo que recibirás gratuitamente lo recibes de Dios no por tus obras justas hechas (Tito 3:4-7). Una vez experimentado el nuevo nacimiento ya que el Espíritu Santo estará en ti para confirmarte que eres un hijo de Dios, lavado con la preciosa sangre de Jesús, tienes que hacherte bautizar en agua por inmersión, porque Jesús antes de subir al cielo ha ordenado de bautizar aquellos que creyeran en El (Mateos 28:19) el bautizo es necesario para tener una buena conciencia delante de Dios (1 Pedro 3:21). Por medio del bautismo se testimonia al diablo y sus ministros, como también a las personas que estarán presentes ó que se enteren de ello que han llegados a ser discípulos de Cristo Jesús, de que ya no quieren vivir por sí mismos sino por Aquel que murió y resucitó por nosotros, y por esto haber renunciado a uno mismo y a los placeres del pecado que ofrece el diablo por medio de este mundo malvado. De hecho tienes que saber que cuando se llega a nacer de nuevo somos arrancados de este mundo malvado que yace en el maligno y somos transportados en el reino del Hijo de Dios. Antes del nuevo nacimiento se sirve al pecado pero después se empieza a servir la justicia. Entonces el bautismo es un acto por el cual se declara de ser muertos al pecado y al mundo. Busca enseguida, entonces una comunidad de creyentes en Cristo Jesús y pides al pastor o a los ancianos de bautizarte (Hechos 8:36-38) y quédate con ellos porque ellos también nacieron de nuevo. Son unos hermanos y hermanas en CRISTO Jesús que tienes que amar con hechos y en verdad (1 Juan 3:16-18) porque así lo mando Cristo (Juan 15:17), y con los cuales tienes que caminar junto en espera del regreso del Señor del cielo. Asistes a las reuniones, busca los hermanos también cuando no hay reuniones para hablar de las cosas relativas al reino de Dios, para orar, para cantar, para hacer obras buenas a la gloria de Dios (Hechos 2:41-47). De este modo te fortalecerás y crecerás espiritualmente. Claro que tu cambio de la muerte a la vida será notado por tus padres ó de tu esposa ó esposo ó de tus hijos, y por todos aquellos que te conocen. Que tienes que hacer referente a esto? Explicales lo que te ha pasado, como el Señor tuvo misericordia de ti perdonándote tus pecados y haberte hecho renacer (Lucas 8:39) y esto para ganarlos para Cristo. No te avergüences de testimoniar de la obra que Dios ha hecho en ti, como Cristo no se ha avergonzado de morir por ti en la cruz (Marcos 8:38). Es muy importante que tu seas un ejemplo para ellos cuando hablas, en el amor en la pureza, en la conducta con el fin de hacer ver a ellos la luz del Señor (Mateos 5:14-16). Claro! siempre para ganarlos para Cristo. Con esto quiere decir que tienes que dejar totalmente toda concupiscencia carnal o mundana de la cual antes de nacer de nuevo acostumbrabas deja de matar, deja los pecados contra natura, deja de fornicar, de cometer adulterio, de afeminarte, de robar deja de decir mentiras y groserías deja de amar el dinero, deja de ser arrogante, soberbio, violento, malcriado, deja de ser corajudo, deja de vestirte vanidosamente y provocante ó con ropa muy pegadita, deja de ver la televisión, de escuchar música mundana de ir a la disco ó al bar a jugar cartas y pasar inútilmente tu tiempo, deja de ir al estadio a gritar y ser grosero con tu prójimo, deja de ir de vacaciones a la playa para broncearte y divertir y enseñar tu cuerpo, en particular si eres mujer deja de ponerte pantalones, minifaldas ropa muy descubridora, transparente, muy pegada, suntuosa, collares, aretes, pulseras (1 Timoteos 2:9-10) y deja de maquillarte – deja pues toda suerte de mal (Tito 2:11-14) te preguntaras quizás porqué tienes que dejar también algunas cosas que muchos hoy no consideran sean malas: el motivo es que tu al nacer de nuevo te has convertido en el templo de Dios (1 Corintios 3:16-17; 6:18-20) y Dios es santo y tu tienes el deber de prestar tus miembros al servicio de la justicia y santidad y no al pecado y a la vanidad (Romanos 6:12-23) y de conservar tu cuerpo en santidad y honor (1 Tesalonicences 4:3-5) y aquellas cosas que hoy el mundo dice que se pueden hacer, delante de Dios no son más que cosas perversas y chuecas que no le agradan por las cuales la ira de Dios se manifiesta del cielo. Seas celoso solo de hacer el bien, ayudando a quien está en necesidad primeramente entre los hermanos (Galatas 6:10) huérfanos, viudas y pobres, participando en sustentar materialmente el pastor y los ancianos que te pastorean (Galatas 6:6; 1 Corintios 9:7-11,14 ; 1 Timoteos 5:17-18) porque ellos son dignos de esta ayuda; leas y meditas del continuo las sagradas Escrituras (2 Timoteos 3:14-17), ora continuamente a Dios en el nombre de Jesucristo (Colosenses 4:2) con fe y esperando con paciencia la respuesta. Entre las cosas que tienes que pedir a Dios para los demás hay: las bendiciones espirituales de tus hermanos y hermanas en Cristo (Filipenses 1:8-11; Colosences 1:9-12), la salvación de los hombres (Romanos 10:1 y 1 Timoteos 2:1-7), la ayuda y bendiciones para las autoridades que nos gobiernan (1 Timoteos 2:1-2). Entre las cosas que tienes que pedir por ti mismo hay: la sabiduría (Santiago 1:5-8) para actuar con sabiduría en toda circunstancia de la vida, el bautismo con el Espíritu Santo con el cual somos revestidos de poder (Mateos 7:7; Lucas 11:13; Hechos 1:8 ; 2:4), y los dones del Espíritu Santo que Dios da para la edificación de la iglesia (1 Corintios 14:12). Evangeliza a todos, Católicos romanos, Hebreos, Hindúes, Budistas, Musulmanes, Testigos de Jehová, Mormones, y cualquier otro; háblales de la gracia de Dios que es en Cristo Jesús para que ellos también puedan nacer de nuevo.

Una ultima cosa, pero no por eso menos importante, recuérdate de Jesucristo, el justo, que no cometió ningún pecado y que buscó solo el bien de la gente fue odiado por el mundo, así no te asombres si los del mundo te odiaran y perseguirán una vez que pases de la muerte a la vida (Juan 15:18-25; 1 Juan 3:13-14) soporta tu también tus sufrimientos como Cristo soportó los suyos y alégrate de haber sido estimado digno de sufrir por su Santo nombre que es bendecido para siempre (Mateos 5:11-12; Hechos 5:40-41). Queda firme en la fe hasta el final y obtendrás la corona de la vida. Sigue leyendo

¿No podría ser ‘falsa’ la fe de aquellos que apostatan?

¿No podría ser ‘falsa’ la fe de aquellos que apostatan?

seolNo, no puede ser falsa por la simple razón que si fuera así no tendría sentido hablar contra ellos de apostasía, no se puede apostatar de una fe falsa, solo de una verdadera.
Te mostraré esto con las Escrituras.

Pablo, después de haber dicho que Jesucristo “ha sido creído en el mundo” (1 Timoteo 3:16), dice: “Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios … (1 Timoteo 4:1).

Como puedes ver por ti mismo, en esta manera Pablo ha querido decir cómo algunos de aquellos que han creído en Jesucristo abandonaran la fe para seguir herejías. Pedro, hablando de los falsos maestros que hay en seno de la hermandad, dice: “dejado el camino derecho, se han extraviados, siguiendo el camino de Balaam hijo de Beor, el cual amó el premio de la maldad” (2 Pedro 2:15). Si entonces ellos estaban por el camino derecho quiere decir que ellos también estaban en la fe y de hecho un poco antes Pedro les dice: “negando al Señor que los ha rescatado“, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina” (2 Pedro 2:1). Nota muy bien que éstos habían sido rescatados de hechos leemos que el Señor los ha rescatados (un día). ¿ Quines son los rescatados? ¿No son quizás los que han creído en el Señor? ¡Claro! De hechos Pablo dice a los creyentes de Corintios: “a precio fueron ustedes rescatados…” (1 Corintios 7:23) y a los de Galacia: “Cristo nos ha rescatados de la maldición de la ley…” (Galatas 3:13). Entonces, estos falsos maestros un día habían ellos también creído en el Señor el cual los había rescatados; Solo que a un cierto punto han negado su fe y su condición última se volvió peor que la de antes y se dice de ellos que “mejor hubiera sido para ellos no haber conocido el camino de la justicia, que, después haberlo conocido, dar la espalda al santo mandamiento que se les había dado” (2 Pedro 2:21). ¿Se puede haber conocido el camino de la justicia sin antes haber creído verdaderamente en Cristo?

Ciertamente, la falsa fe existe, ¡claro que sí! Si existe la verdadera es imposible que no exista la falsa. Pero en el caso de quien apostáta o abandona la fe no se puede decir que él tenia una fe falsa antes de apostatar. Sigue leyendo

¿Los terremotos, las inundaciones, los rayos que caen sobre alguna persona, grandes granizadas, y otros fenómenos naturales que causan desastres (y muchas veces victimas) son juicios de Dios?

¿Los terremotos, las inundaciones, los rayos que caen sobre alguna persona, grandes granizadas, y otros fenómenos naturales que causan desastres (y muchas veces victimas) son juicios de Dios?

albaSÍ, son juicios de Dios.

Por lo que concierne los terremotos la Biblia dice que por la ira de Dios tiembla la tierra     (Jeremías 10:10) de hechos siempre la Biblia dice que en los días de Uzías hubo un gran terremotos (Zacarías 14:5) que había sido preanunciado por Dios por medio del profeta Amós contra Israel por motivo de la maldad que imperaba entre el pueblo: “Oíd esto, los que explotáis a los menesterosos, y arruináis a los pobres de la tierra, diciendo: ¿ Cuándo pasará el mes, y venderemos el trigo, Y la semana, y abriremos los graneros del pan, y achicaremos la medida, y subiremos el precio, y falsearemos con engaño la balanza, para comprar los pobres por dinero, y los necesitados por un par de zapatos, y venderemos los desechos del trigo? El eterno lo juró por aquél que es la gloria de Jacobo: No me olvidaré jamás de todas sus obras. ¿ No se estremecerá la tierra por esto? ¿ No llorará todo habitante de ella? Subirá toda, como un río, y crecerá y mermará como el río de Egipto” (Amós 8:4-8). Recordemos también que antes la venida del Señor habrá un fuerte temblor que Dios mandará contra este mundo malvado, el terremoto más fuerte de toda la historia de la humanidad, según está escrito: “Luego el séptimo ángel vació su copa en el aire; y una gran voz salió del templo, desde el trono, diciendo: Hecho está. Y hubo relámpagos y voces y truenos; y hubo un gran terremoto, tan grande, que desde los hombres están sobre la tierra nunca hubo terremoto tan grande y tan fuerte. Y la gran ciudad fue dividida en tres partes, y las ciudades de las naciones cayeron; y Dios se acordó de Babilonia la grande para darle cáliz de vino del furor de su ira” (Apocalipsis 16:17-19). Por lo que concierne a las inundaciones recordemos que a los días de Noé Dios mandó sobre el mundo de los impíos de aquel entonces tanta agua que cubrió las más altas montañas; todos los seres humanos perecieron, menos Noé con siete más; también los animales perecieron todos, acepto los que estaban en la arca de Noé. Entonces como aquel diluvio fue un juicio de Dios contra los impíos de aquel tiempo, también hoy las inundaciones locales que causan daños y muchas veces victimas son también juicios de Dios. En Job está escrito que Dios “detiene las aguas, y todo se reseca; las deja ir, y azotan la tierra “ (Job 12:15) y también: “Él carga las nubes de humedad, lleva lejo las nubes que traen sus relámpagos, y ellas guiadas por él, van vagando en sus vueltas para ejecutar lo que él les manda sobre toda la faz de la tierra; y las manda o como flagelo, o como beneficio a su tierra, o como prueba de su bondad” (Job 37:11-13). Naturalmente, ya que las nubes van a vaciar el agua donde Dios quiere y en la medida por él establecida, también la sequía, el hecho que en determinado lugar no llueva es un juicio de Dios. Recordemos que en los días de Elías, Dios no hizo llover por tres años y medio para castigar Israel por su maldad.

Son juicios de Dios también los relámpagos que golpean las personas, según está escrito que Dios se llena las manos de relámpagos y “los avienta contra los adversarios” (Job 36:32).

También las granizadas de gran tamaño que a veces cae sobre los hombres es un juicio de Dios, de hecho nos recordamos que una de las plagas que Dios mandó contra los Egipcios fue exactamente el granizo según está escrito: “Así que mañana, como a esta hora, Yo haré caer un granizo tan fuerte, que nunca hubo parecido en Egipto, desde que fue fundado, hasta el día de hoy. Así que manda a resguardar tu ganado y todo lo que tienes en el campo. El granizo caerá sobre toda la gente y sobre todos los animales que se encuentren por el campo que no hayan sido resguardados y morirán” (Éxodo 9:18-19). Y hablando de granizo, algunos meses atrás en varios lugares de la tierra han caído grandes rocas de hielo asustando a muchas personas y muchos se preguntaron que era, llegando a pensar que era una broma. Nosotros sabemos, sin embargo que fue Dios a mandarlos. Es interesante por lo que estamos viendo, notar que entre las preguntas que Dios hizo a Job cuando lo regañó también hay esta: “¿ los has vistos los depósitos de granizo que tengo guardados para el tiempo de angustia, para el día de guerra y de la batalla?” (Job 38:22-23). Sigue leyendo

¿Los recién nacidos se deben bautizar?

¿Los recién nacidos se deben bautizar?

battesimoNo, porque el bautismo, según la enseñanza Bíblica, es ministrado a personas que han creído al evangelio de nuestro Señor Jesucristo, según está escrito: “el que creyere y fuere bautizado será salvo” (Marco 16:16); lo cual significa, a personas que han aceptado por verdaderos los siguientes hechos historicos: que Jesucristo ha muerto en la cruz por nuestros pecados y que al tercer día ha resucitado por nuestra justificación. Esto es lo que pasaba en la iglesia primitiva según está escrito: “así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados” (Hechos 2:41) y también: “Pero cuando creyeron a Felipe, que anunciaba el evangelio del reino de Dios y el nombre de Jesucristo, se bautizaban hombres y mujeres” (Hechos 8:12) y un recién nacido no tiene para nada la capacidad de creer con su corazón estas cosas. En todo el nuevo testamento no hay ningún versículo bíblico que se pueda utilizar a favor del bautizo de recién nacidos, repito ninguno. En el libro de los Hechos que nos cuenta la historia de la iglesia primitiva hasta el año 60, como también en las epístolas de los Apóstoles, no hay ninguna referencia a esta practica. Más bien era totalmente desconocida a los Apóstoles y discípulos antiguos. La costumbre de bautizar a los recién nacidos, o más bien de rociarles con agua, porque de hecho no se trata tampoco de un bautismo en agua sino de una aspersión de agua, se introdujo en medio de los cristianos cuando se empezó   a atribuirle al bautizo el poder de purificar al ser humano de sus pecados, poder que no tiene porque este poder lo tiene solo la sangre de Cristo, y solo por medio de la fe en su sangre se puede obtener la purificación de los pecados. Para mas información sobre este argumento lee el segundo capitulo de mi libro sobre la Iglesia Católica Romana, en particular la sección de confutación de su sacramento del bautizo. Sigue leyendo

Me gustaría saber que crees referente a la doctrina de la completa depravación (o corrupción) del hombre y del mencionado libre albedrío

Me gustaría saber que crees referente a la doctrina de la completa depravación (o corrupción) del hombre y del mencionado libre albedrío

grappolo-uvaRespecto a la naturaleza del hombre creo y enseño que ella es corrupta; la Escritura dice que los pensamientos del corazón del hombre son malvados desde su juventud (Génesis 8:21), que nosotros hemos sido formados en la iniquidad y que nuestra madre nos ha concebidos en el pecado (Salmo 51:5), que todos son corruptos y no hay nadie que haga el bien (Salmo 14:3). Hemos nacidos todos hijos de ira, con la ira de Dios que pesaba sobre nosotros; sin ninguna acepción el hombre es malvado, esclavo del pecado que sirve recibiendo como pago la muerte, el miedo y la infelicidad. El hombre en manos del diablo que peca desde el principio (1 Juan 3:8), está bajo su poder y de hecho Juan dice que todo el mundo yace en el maligno (1 Juan 5:8); y si por un lado él escoge hacer lo malo porque tiene una voluntad él hace lo malo porque su naturaleza es totalmente y inexorablemente inclinada hacia lo malo.

Entonces si la naturaleza del hombre es corrupta, el hombre no puede salvarse por si solo, no puede redimirse por su cuenta en ninguna manera; necesita de un salvador que es Cristo Jesús porque solo él lo puede liberar del pecado habiendo Él llevado sobre la cruz nuestros pecados. Y para ser salvo tiene que arrepentirse y creer en Cristo Jesús; no hay otra manera. Mas sea el arrepentimiento que la fe son dados de Dios, de hechos Dios “ha dado el arrepentimiento también a los gentiles, para que tengan vida” (Hechos 11:18), y la fe es un don de Dios (Efesios 2:8-9). Entonces si uno se arrepiente y cree en Jesucristo es porque Dios ha QUERIDO darle sea el arrepentimiento que la fe. El hombre no tiene nada de suyo con lo cual se pueda salvar, tampoco el arrepentimiento y la fe; Mas Dios en su gran bondad se los concede según su benévola voluntad para mostrarle su benignidad. No es el hombre que escoge arrepentirse y creer en Jesucristo (aún por las apariencias somos llevados a decir así)¡ mas Dios! Los pasajes Bíblicos los conoces; solo te quiero recordar uno, y es este “no sois ustedes que habéis escogido a mí, mas soy yo que escogí a ustedes” (Juan 15:16). Fue Jesús a decir estas palabras a sus discípulos; ¿ pero no es cierto que en algunos otros pasajes tal parece que fueron los discípulos quien escogieron seguir a Cristo? Tomamos el caso de Andrés por ejemplo que junto a otro discípulo de Juan se puso a seguir a Jesús sin que éste los hubiera llamados verbalmente (lee con cuidado Juan 1:35-37). Pero queda el hecho que ellos fueron a Jesús porque fueron atraídos por el Padre de Jesús; no hubieran podido ir jamás a Jesús sin ser atraídos por el Padre. Muchos dicen que el hombre tiene la capacidad o la libertad de escoger la salvación o rechazarla; esto es cierto siempre en la apariencia porque en la realidad vemos personas que aceptan el evangelio y personas que lo rechazan. Mas en la realidad tras la aceptación del evangelio o su rechazo por parte de alguien hay un decreto de Dios. Naturalmente tú y yo no sabemos quienes son los vasos de misericordia antes preparados para gloria y quienes son los vasos de ira preparados para la perdición, pero esto no nos preocupa porque sabemos que Dios hará lo que ha decretado sin que alguien se lo impida. Como ministros del Evangelio lo que tenemos que hacer hacia los pecadores no es hablarles de la predestinación, mas de la salvación en Cristo Jesús avisándoles el fin que les espera si la rechazan. Si luego aceptarán o no el Evangelio es algo que no sabremos nunca aquí en la tierra (por lo menos con muchos así es), mas a su debido tiempo lo sabremos. Yo cuando evangelizo a los pecadores les hablo como si la salvación de sus almas dependiera de sus voluntades. No me malentienda: quiero decir que les digo que se tienen que arrepentir y creer (cosa que hacían Jesús y los apóstoles), pena el fuego eterno si rechazarán de obedecer a la palabra de Dios, y basta. Naturalmente sé que quien ha sido preordenado a vida eterna de entre las masas de los hombres, a su debido tiempo Dios lo pondrá en condición de participar de la herencia de los santos en luz (Colosenses 1:12), mientras quien no ha sido predestinado a salvación o elegido a salvación (por razones que solo Dios sabe), no será puesto en condición de participar a esta vocación celestial, mas se irá en perdición. Naturalmente a Dios no hay nada que reprocharle por su modo de actuar porque él es libre de hacer de lo que posee lo que quiere. ¿Quiénes somos nosotros para decirle: ¿Qué haces? Sigue leyendo