Documental que refuta los falsos “Mensajes del Cielo” de la así llamada Virgen Maria

Documental que refuta los falsos “Mensajes del Cielo” de la así llamada Virgen Maria

“Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre” (1 Timoteo 2:5)

Dios produce lo que quiere en el hombre, sin embargo, muchos se oponen a la soberanía de Dios

Dios produce lo que quiere en el hombre, sin embargo, muchos se oponen a la soberanía de Dios

soberania“Los gentiles, oyendo esto, se regocijaban y glorificaban la palabra del Señor, y creyeron todos los que estaban ordenados para vida eterna” (Hechos 13:48).

Este pasaje dice que Dios es el que obra la salvación y el hombre no es más que el destinatario de la obra de Dios.

Esto podría también dar molestia, pero las cosas son simplemente así como está escrito.

Pero Dios no sólo obra en el corazón del hombre para salvarlo, sino también obra en el corazón del hombre para endurecerlo, si no desea salvarlo, como está escrito:

“Pero a pesar de que había hecho tantas señales delante de ellos, no creían en él; para que se cumpliese la palabra del profeta Isaías, que dijo: Señor, ¿quién ha creído a nuestro anuncio? ¿Y a quién se ha revelado el brazo del Señor? Por esto no podían creer, porque también dijo Isaías: Cegó los ojos de ellos, y endureció su corazón; para que no vean con los ojos, y entiendan con el corazón, y se conviertan, y yo los sane” (Juan 12:37-40).

Miren, pues, que toda la gloria va a Dios, si hemos sido salvados, lo somos por la voluntad de Dios, exclusivamente por Su voluntad, y que no hemos podido hacer nada para MERECER y de alguna manera recibir la salvación.

De hecho, estábamos muertos en delitos y pecados, no sabíamos cómo encontrar a Dios, no buscábamos de Él: “Como está escrito: No hay justo, ni aun uno; no hay quien entienda, no hay quien busque a Dios. Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; no hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno. Sepulcro abierto es su garganta; con su lengua engañan. Veneno de áspides hay debajo de sus labios; su boca está llena de maldición y de amargura. Sus pies se apresuran para derramar sangre; quebranto y desventura hay en sus caminos; y no conocieron camino de paz. No hay temor de Dios delante de sus ojos” (Romanos 3:10-18).

Estimados en el Señor, tenemos que aprender a dar continuamente gracias a Dios que ha tenido misericordia de nosotros y por Su voluntad nos ha REGENERADO, porque estábamos espiritualmente muertos, incapaces de agradar a Dios y de buscarlo, y Él, en Su misericordia nos ha buscado y salvado. Sigue leyendo

Dios es el alfarero y nosotros somos el barro

Dios es el alfarero y nosotros somos el barro

fulmine22“Vuestra perversidad ciertamente será reputada como el barro del alfarero. ¿Acaso la obra dirá de su hacedor: No me hizo? ¿Dirá la vasija de aquel que la ha formado: No entendió?” (Isaías 29:16)

Lamentablemente, todavía hoy en día vemos a veces algunas discusiones que se centran en el libre albedrío del hombre delante de Dios, en el sentido de que el hombre se salva por su propia voluntad, y no por la voluntad absoluta y única de Dios, que es el alfarero.

Todas las Sagradas Escrituras muestran como diferente sea el barro del ALFARERO, y que la SÓLA voluntad que cuenta es la voluntad de Dios.

Pablo también queriendo mostrar la diferencia entre la voluntad del hombre hecho de carne y polvo y la voluntad de Dios, que es ETERNA e inescrutable, dice estas palabras:

“Mas antes, oh hombre, ¿quién eres tú, para que alterques con Dios? ¿Dirá el vaso de barro al que lo formó: ¿Por qué me has hecho así? ¿O no tiene potestad el alfarero sobre el barro, para hacer de la misma masa un vaso para honra y otro para deshonra? ¿Y qué, si Dios, queriendo mostrar su ira y hacer notorio su poder, soportó con mucha paciencia los vasos de ira preparados para destrucción, y para hacer notorias las riquezas de su gloria, las mostró para con los vasos de misericordia que él preparó de antemano para gloria, a los cuales también ha llamado, esto es, a nosotros, no sólo de los judíos, sino también de los gentiles?” (Romanos 9:20-24)

Acabamos de leer que Dios ha creado algunos vasos PREPARADOS para DESTRUCCIÓN y vasos para GLORIA.

Ahora bien, si creemos que Dios es el alfarero, debemos obligatoriamente creer que Él puede hacer los vasos como Él desea. Por lo tanto, EL BARRO, posiblemente, puede rebelarse contra Él y decirLe: “¿por qué me ha hecho de esta manera?”

Hermanos en el Señor, den toda la gloria a Dios y acepten de buen grado que Dios es SOBERANO SOBRE TODA LA TIERRA Y TODO EL CREADO, que de Él sólo depende la salvación de los hombres, y se encontrarán bien, Él les llenará de paz y de la alegría, y no serán desvergonzados en nada.

Desdichadamente, todavía hay hombres que quieren ser salvados por las obras, por su obra de haber QUERIDO ser salvados de acuerdo a su proprio libre albedrío, menospreciando de esta manera la salvación por gracia que Dios ha preparado para sus hijos. Pero como todos sabemos, la salvación no es por obras, más bien es dada por Dios de forma gratuita, por medio de la fe en el sacrificio de Jesucristo. De hecho, nuestro corazón fue abierto por el Espíritu Santo cuando nos convenció de pecado y nos ha hecho creer en la justicia de Dios por la fe en el sacrificio de Cristo (Véase Juan 16), entonces, no es absolutamente dependido de nosotros. Sigue leyendo

Dios ejecuta sus planes a pesar de la voluntad del hombre

Dios ejecuta sus planes a pesar de la voluntad del hombre

“Entonces Job respondió al Señor, y dijo: Yo sé que tú puedes hacer todas las cosas, y que ningún propósito tuyo puede ser estorbado. ¿Quién es éste que oculta el consejo sin entendimiento?” Por tanto, he declarado lo que no comprendía, cosas demasiado maravillosas para mí, que yo no sabía ” (Job 42:1-3 “LBLA”).

fulmine22Job había reconocido que Dios puede hacer todo lo que le gusta, y lo confirma cuando dice que NO ES POSIBLE estorbar Sus propósitos.

Ahora, teniendo en cuenta lo que dijo Job, consideramos el libro de la vida en el que están inscritos todos los nombres de los que se les ha dado o se les dará nacer de nuevo para obtener la salvación y el perdón de sus pecados, y recordamos que este libro fue escrito antes de la fundación del mundo, antes de que todos los hombres llegasen a existir, cada uno en la época asignada por Dios. Leemos en las Sagradas Escrituras:

“Y los moradores de la tierra, aquellos cuyos nombres no están escritos desde la fundación del mundo en el libro de la vida, se asombrarán viendo la bestia que era y no es, y será” (Apocalipsis 17:8).

En esencia, Dios escribió en ese libro los nombres de los que han creído o creerán en futuro, y los que no están escritos en ese libro no pueden creer, ni nacer de nuevo, ni obtener el perdón de los pecados.

En este punto, surge la pregunta: “¿Por qué Dios escogió a algunos para ser salvos, mientras que los otros son RECHAZADOS?”

Hermanos en el Señor, las Escrituras nos dicen claramente que hay nombres escritos en el libro de la vida, entonces, que están ordenados para vida eterna, mientras los otros que no están escritos no son ordenados para vida eterna y, por lo tanto, no se entiende porqué algunos dicen que la salvación es para todos los hombres sin distinción, cuando, en cambio, los que no están inscritos en el libro de la vida NO PUEDEN ABSOLUTAMENTE CREER, de lo contrario, Dios ha mentido y ha diseñado un plan que no ha sido capaz de cumplir.

La Palabra de Dios es explícita al decir que los que son escogidos por Dios para ser salvos, son elegidos no por sus obras, no por su propia voluntad, no porque lo quieren, sino fueron escogidos antes de la fundación del mundo EXCLUSIVAMENTE por la SÓLA VOLUNTAD de Dios, que no se ve influenciada de ninguna manera por las obras de los hombres, aunque Él sepa todo de todos, incluso antes de que los hombres nazcan.

Para confirmar esto, leemos estas palabras:

“Porque la palabra de la promesa es esta: Por este tiempo vendré, y Sara tendrá un hijo. Y no sólo esto, sino también cuando Rebeca concibió de uno, de Isaac nuestro padre (pues no habían aún nacido, ni habían hecho aún ni bien ni mal, para que el propósito de Dios conforme a la elección permaneciese, no por las obras sino por el que llama), se le dijo: El mayor servirá al menor. Como está escrito: A Jacob amé, mas a Esaú aborrecí” (Romanos 9:9-13).

Miren, por lo que acabamos de leer, entendemos que lo que importa es el PROPÓSITO DE DIOS CONFORME A LA ELECCIÓN, es decir la decisión que Dios ha tomado en sí mismo, sin dejarse influenciar por nada ni por nadie, de hecho, dice que Él hizo esta elección cuando “NO HABÍAN  AÚN NACIDO, NI HABÍAN HECHO AÚN NI BIEN NI MAL”.

El Apóstol Pablo, continuando su discurso a los Romanos, escribe que la SALVACIÓN NO ES “POR LAS OBRAS SINO POR EL QUE LLAMA”.

Para muchos estas palabras de Pablo no son claras, pero para otros sí. ¿No está claro que Dios salva a los hombres de acuerdo a Su voluntad sin ninguna interferencia que venga de fuera de sí mismo? Estas palabras son también tan claras en el idioma español, sin interpretaciones.

Seguimos en el discurso, porque hay todavía muchas cosas que decir, aunque me limitaré sólo a pocas otras, al menos en este tratado.

El apóstol Pablo, anticipando a todos los que oponiéndose a la PREDESTINACIÓN habrían afirmado durante los siglos que Dios habría sido injusto si realmente las cosas fuesen como está escrito, continúa escribiendo estas palabras:

“¿Qué, pues, diremos? ¿Que hay injusticia en Dios? En ninguna manera” (Romanos 9:14).

Y de nuevo:

“De manera que de quien quiere, tiene misericordia, y al que quiere endurecer, endurece. Pero me dirás: ¿Por qué, pues, inculpa? porque ¿quién ha resistido a su voluntad? Mas antes, oh hombre, ¿quién eres tú, para que alterques con Dios? ¿Dirá el vaso de barro al que lo formó: ¿Por qué me has hecho así?” (Romanos 9:18-20) Sigue leyendo

Conocer la Verdad hace libre

Conocer la Verdad hace libre

“Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres” (Juan 8:32)

De-RodillasEsto significa que sin el conocimiento de la verdad una persona no puede ser libre, y es esclava de alguien o algo.

Por lo tanto, querido hermano o hermana en el Señor, si realmente quieres ser libre, tienes que saber que debes conocer la verdad, toda la verdad de la Palabra de Dios, porque sólo entonces serás REALMENTE libre.

Si tu corazón y tu mente se cierran solamente en lo que dice tu pastor y tu organización sabe que eres esclavo de ellos, y que eres PRISIONERO.

Asimismo, recuerda que está escrito:

“Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento. Por cuanto desechaste el conocimiento, yo te echaré del sacerdocio; y porque olvidaste la ley de tu Dios, también yo me olvidaré de tus hijos” (Oseas 4:6).

Si eres verdaderamente libre, es decir, si conoces lo que está escrito en la Palabra de Dios y te atienes a ella, no tendrás miedo de leer y confrontarte con todas las cosas que se dicen, pero si tienes miedo de leer o escuchar algo, esto es la prueba clara de que no estás seguro de esa verdad que tienes y temes que te puedan mostrar algo que desplace todas tus creencias que has tenido durante años, y puedas ver que son erradas.

El problema está ahí y es muy obvio, y no es escondiendo tu cabeza en la arena, no es tapando tus oídos y tus ojos que podrás llegar a la solución definitiva.

Debes saber que la verdad te hallará, tarde o temprano, lo que sea que decidas hacer hoy, llegará el día en que tendrás que ponerte de acuerdo con la verdad de la Palabra de Dios, y espero que no sea demasiado tarde.

Que Dios bendiga a toda su Iglesia que se atiene firmemente a los santos mandamientos de Su Palabra. Sigue leyendo

¿Cómo reconocer a un fariseo hoy en día?

¿Cómo reconocer a un fariseo hoy en día?

ebrei-sinagogaHermanos en el Señor, hoy en día no es raro leer o escuchar creyentes que acusan a otro de ser un fariseo.

Para los hombres que aman a Dios y la verdad nace, entonces, la necesidad de conocer las características de los fariseos, para aprender a discernírlos y reconocérlos, para que se aparten de ellos.

Quiero estructurar este trabajo de tal manera que, además de darles la respuesta, quiero también darles un método, así que al momento que se presenten otras preguntas, pudieran proceder de manera independiente y llegar a las conclusiones correctas, según el sentido de las cosas de Dios que están escritas en la Biblia y no según el sentido de las cosas del hombre que hace discursos “políticamente correctos”, como lo hizo Pedro cuando reprendió a Jesús (Véase Marcos 8:31-33), porque no quería que nada malo le pasara a Él. Por el lado del pensamiento de Pedro, no habría nada que decir, de acuerdo con el razonamiento del hombre y el significado de las cosas del hombre, pero no era de acuerdo con las cosas de Dios, y nos queremos, de hecho, mirar a este último sentido, creer y hacer la voluntad de Dios y no seguir la errónea voluntad del hombre.

Aquí, hermanos, algunos pasajes de las Sagradas Escrituras que vamos a tomar para examinar cuáles son las características de los fariseos que los distinguen de los santos sinceros.

“Se juntaron a Jesús los fariseos, y algunos de los escribas, que habían venido de Jerusalén; los cuales, viendo a algunos de los discípulos de Jesús comer pan con manos inmundas, esto es, no lavadas, los condenaban. Porque los fariseos y todos los judíos, aferrándose a la tradición de los ancianos, si muchas veces no se lavan las manos, no comen. Y volviendo de la plaza, si no se lavan, no comen. Y otras muchas cosas hay que tomaron para guardar, como los lavamientos de los vasos de beber, y de los jarros, y de los utensilios de metal, y de los lechos. Le preguntaron, pues, los fariseos y los escribas: [ 1 ] ¿Por qué tus discípulos no andan conforme a la tradición de los ancianos, sino que comen pan con manos inmundas? Respondiendo él, les dijo: Hipócritas, bien profetizó de vosotros [ 2 ] Isaías, como está escrito: Este pueblo de labios me [ 3 ] honra con los labios, honra, Mas su corazón [ 4 ] está lejos de mí. Pero en vano me [ 5 ] honran, enseñando como doctrinas [ 6 ] mandamientos de hombres. Porque dejando [ 7 ] el mandamiento de Dios, os aferráis a la tradición [ 8 ] de los hombres: los lavamientos de los jarros y de los vasos de beber; y hacéis otras muchas cosas semejantes. Les decía también: Bien invalidáis [ 9 ] el mandamiento de Dios para guardar vuestra [ 10 ] tradición. Porque Moisés dijo: Honra a tu padre y a tu madre; y: El que maldiga al padre o a la madre, muera irremisiblemente. Pero vosotros decís: Basta que diga un hombre al padre o a la madre: Es Corbán (que quiere decir, mi ofrenda a Dios) todo aquello con que pudiera ayudarte, y no le dejáis hacer más por su padre o por su madre, invalidando la palabra de Dios con vuestra tradición que habéis transmitido. Y muchas cosas hacéis semejantes a estas.” (Marcos 7:1-13 )

“Entonces acercándose sus discípulos, le dijeron: ¿Sabes que los fariseos se ofendieron cuando oyeron esta palabra? [ 11 ] Pero respondiendo él, dijo: Toda planta que no plantó mi Padre celestial, será desarraigada. Dejadlos; son ciegos guías de ciegos; y si el ciego guiare al ciego, ambos caerán en el hoyo.” (Mateo 15:12-14)

“En la cátedra de Moisés se sientan los escribas y los fariseos. Así que, todo lo que os digan que guardéis, guardadlo y hacedlo; mas no hagáis conforme a sus obras, porque dicen, y no hacen [ 12 ]. Porque atan cargas pesadas y difíciles de llevar, y las ponen sobre los hombros de los hombres [ 13 ]; pero ellos ni con un dedo quieren moverlas. Antes, hacen todas sus obras para ser vistos por los hombres [ 14 ]. Pues ensanchan sus filacterias, y extienden los flecos de sus mantos; y aman los primeros asientos en las cenas, y las primeras sillas en las sinagogas, y las salutaciones en las plazas, y que los hombres los llamen: Rabí, Rabí.” (Mateo 23:2-7)

“¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque diezmáis la menta y el eneldo y el comino, y dejáis lo más importante de la ley: la justicia, la misericordia y la fe. Esto era necesario hacer, sin dejar de hacer aquello [ 15 ].” (Mateo 23:23)

Ahora, volvemos a leer los pasajes bíblicos citados tomando ciertas partes, especialmente numeradas para poderlas ordenar por debajo, facilitando el análisis de las características de los fariseos:

[ 1 ] El fariseo lanza acusaciones

Esta es la característica reconocida por casi todo el mundo, pero erróneamente considerada por muchos como la única.

Por ejemplo, si una hermana se cubre la cabeza con velo en un lugar de culto donde las hermanas de la congregación no lo hacen, es acusada de hipocresía y de ser una farisea. Esta acusación es lanzada sólo porque la mayoría de las hermanas no lo pone, y se sienten acusadas ​​por su conciencia al ver que una, al menos una hermana lo usa, para ellas es como si fuera LEY de Moisés, en lugar de escrudiñar las Escrituras para ver como las cosas son realmente, y considerar si en la Biblia hay el mandamiento de cubrirse la cabeza, prefieren acusar a la hermana, injustamente, de ser una farisea.

[ 2 ] El fariseo es un hipócrita

Son personas dobles, dicen una cosa pero hacen otra; su palabra no tiene valor, hacen las cosas sólo para aparecer, pero por dentro están espiritualmente muertos. Éllos tienen una máscara para todas las ocasiones, especialmente en la iglesia aparecen de una manera completamente diferente de su vida privada. Para reconocer la hipocresía de tantos hermanos y hermanas deben vivir con ellos varios días, no sólo en el lugar de culto, sino también en casa, en el trabajo, etc.. Sólo de esta manera se puede conocer bien a un hermano, y es de hecho para esconderse que hoy en día en las congregaciones son pocos los hermanos que se encuentran en las casas juntos, para vivir una vida que está verdaderamente en comunión con la fraternidad y no sólo esas pocas horas durante el culto.

[ 3 ] El fariseo honra a Dios con sus labios

En el lugar de culto cuando la Iglesia se reune es santo, ora, habla de Dios, da gloria a Dios, pero fuera del lugar de culto, pocos o ninguno se dan cuenta de que es un Cristiano, porque él vive una vida privada en el hogar y en el trabajo similar a la vida de los paganos, como si no fuera convertido. No le gusta ser discriminado del mundo que está bajo el maligno y el pecado, pero se asegura de que su diversidad no se descubra, entonces vemos que no se pierde algunos cultos católicos, ciertos ritos, no predica el arrepentimiento, no defende la verdad y el nombre de Dios cuando los paganos le ofenden. En definitiva, se integra perfectamente en el entorno en el que se encuentra.

[ 4 ] El corazón del fariseo está lejo de Dios

Hace las cosas por sus emociones carnales y no porque siente la presencia del Espíritu Santo dentro de él. A menudo lo puedes escuchar diciendo: “¡Dios mira el corazón!” pero lo dice para tratar de inducir al oyente a pensar que su corazón es puro y santo, pero como es por fuera, también es por dentro: ¡espiritualmente muerto! Sigue leyendo

¿Qué tengo que hacer para ser salvo?

¿Qué tengo que hacer para ser salvo?

alba-sul-mareTienes que creer en el Señor Jesucristo, en otras palabras tienes que creer que Él es el Hijo de Dios que ha muerto en la cruz por nuestros pecados, que fue sepultado y que el tercer día resucitó de entre los muertos apareciendo a aquellos que Él había escogido como sus testigos, con los cuales comió y bebió también (Hechos 16.31; 1 Corintios 15:1-11). ¿ Por qué tienes que creer estas cosas? Porque así lo ha establecido Dios; este es el camino de la salvación, cualquier otro camino de salvación que viene predicado es falso.

Sepas entonces que solo por medio de la fe en el nombre de Jesucristo se puede ser salvados: en ninguna otra manara. Y esto porque Él cuando murió en la cruz expió con su sangre la pena de nuestros pecados. De hecho Él mismo dijo, la noche que fue traicionado y arrestado, cuando dio el cáliz a sus discípulos: “… este es mi sangre, la sangre del pacto, la cual es derramada por muchos para la remisión de pecados” (Mateos 26: 28). Y el apóstol Pablo confirma esto cuando dice a los Efesios: “porque en Él nosotros tenemos la redención por medio de su sangre…” (Efesios 1:7).

La salvación es gratuita entonces según que está escrito: “porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios” (Efesios 2:8). Ella no se obtiene por obras, por esto tu no la puedes merecer ni tampoco ganar haciendo obras buenas; y esto “para que nadie se gloríe” (Efesios 2:9) delante de Dios. Si la salvación pudiese ser merecida por el hombre o ganada por él por sus trabajos y  sacrificios Cristo hubiera muerto inútilmente, su sangre entonces se habría derramado por nada. Su sacrificio sería un acto inútil, verdaderamente inútil.

Si entonces tu quieres ser salvado de tus pecados y de la ira de Dios que viene, arrepiéntete ahora de tus pecados y acepta por fe el sacrificio expiatorio hecho por Jesucristo. Y en el mismo momento te sentirás librado de las cuerdas del pecado que te tienen amarrado, y saborearas la libertad que hay en Cristo Jesús. Además te sentirás inmediatamente reconciliado con Dios, así que la ira furiosa de Dios será removida de sobre ti, y cuando morirás tu destino ya no  será el infierno sino el paraíso. Ahora, ahora mismo, arrepiéntete y crees en Cristo Jesús. Sigue leyendo